Modelo de Negocio y Modelo de Desarrollo

Hay un modelo de negocio muy difundido en Internet, “el modelo del cebo y el anzuelo” (1).

Con él, las empresas proveen una gran cantidad de servicios en forma gratuita (el cebo) y ofrecen complementos con funciones específicas con algún costo que suele ser periódico (el anzuelo). Abundan los ejemplos: Google, Microsoft, Facebook, Spotify, Dropbox, … seguramente se te ocurrirá alguno más.

El mismo modelo es utilizado por muchas empresas de desarrollo de sitios web: Wix, WordPress.com, Jimdo, Webnode, Weebly, PrestaShop, … y también está la variante de las organizaciones sin fines de lucro como WordPress.org, Joomla, Drupal, … que ofrecen una plataforma gratuita sobre la cual una cantidad de pequeños y medianos proveedores ofrecen servicios pagos en forma de extensiones, plugins, themes, templates, etc.

Como consecuencia, el Modelo de Negocio ha generado un Modelo de Desarrollo de sitios web.

Como dijimos, este modelo se basa en el uso de plataformas o frameworks gratuitos que proveen las funciones esenciales, en muchos casos de gran capacidad, y luego se contratan las funciones que complementan y terminan de dar la configuración personalizada que necesita cada caso.

¿Cuál es la ventaja de utilizar este modelo en el desarrollo de un sitio web?

Hay una gran cantidad de funciones que se ocultan detrás de una apariencia simple (2). Estas funciones se ejecutan cuando un cliente navega por el sitio, utiliza un buscador interno, filtra el contenido, elige un idioma o una moneda, se registra, elige un producto, cierra una compra, deja un comentario. Esto sin mencionar las funcionalidades comunes a cualquier sitio web: posicionamiento, responsividad, administración, cumplimiento de standards, etc.

Desarrollar todo desde cero implicaría programar y escribir código que ya ha sido escrito cientos de miles de veces, resolver una serie de dificultades que ya han sido resueltas por otros. Además, no hay ninguna necesidad de reinventar la rueda en cada proyecto.

Lo más práctico entonces consiste en seleccionar los recursos más apropiados y configurarlos adecuadamente. Esto requiere de un nuevo tipo de habilidades. Conocer la oferta, saber en qué territorio nos estamos moviendo, evaluar qué funciones están disponibles y cuáles no.

Al contratar este tipo de paquetes, se obtienen varios beneficios:

Funcionamiento armónico entre todos los componentes del sitio.

Actualización frente al incesante flujo de cambios en Internet.

El respaldo de un equipo de trabajo especializado.

La experiencia recopilada en el desarrollo de una función específica.

Asesoramiento y soporte.

Hay una cantidad de factores a tener en cuenta a la hora de elegir. Antes de comenzar a ver las características de cada plataforma, hay que tener claro cuál es el objetivo de estar online, y para ponerlo en limpio, es buena idea comenzar haciendo una lista de las características que se necesitan.

FInalmente, hay una razón fundamental por la cual este modelo está vigente: funciona, es útil para los usuarios.

 


(1) Wikipedia, Modelo de Negocio.

(2) El ejemplo por excelencia es el buscador de Google, que presenta un despojado rectángulo blanco donde escribir la búsqueda, y despliega por detrás un increíble motor de búsqueda con una programación que roza las fronteras de lo conocido.
“Research at Google is unique. Because so much of what we do hasn’t been done before…” 
Research at Google

Dejá un comentario