La elección o creación del nombre

Cuando estamos creando un emprendimiento nuevo, dándole vida a un proyecto, indefectiblemente llega el momento en que debemos bautizarlo. No podemos referirnos a él de manera siempre distinta, y eso se pone en evidencia cuando intentamos comunicárselo a otras personas. En ocasiones el nombre surge naturalmente y otras veces requiere de esfuerzo.

Cuando estamos creando un emprendimiento nuevo, dándole vida a un proyecto, indefectiblemente llega el momento en que debemos bautizarlo. No podemos referirnos a él de manera siempre distinta, y eso se pone en evidencia cuando intentamos comunicárselo a otras personas. En ocasiones el nombre surge naturalmente y otras veces requiere de esfuerzo.

El nombre es muy importante, porque acompañará al proyecto a lo largo de toda su vida, es el componente más estable de su identidad. Aquí enumero algunas pautas que pueden resultar útiles, extractadas de textos de autores que se dedican al tema.

El significado del nombre

Hay distintas posturas respecto al significado del nombre. Hay quienes piensan que el nombre debe remitir a alguna característica clave del producto o empresa, como su actividad principal.

Otros creemos que no es necesario y hasta puede resultar nocivo a largo plazo asociar el nombre a una actividad, porque eso puede limitar las posibilidades del nombre a futuro. Si pasado un tiempo se quiere expandir el alcance del emprendimiento a actividades afines o no, el nombre puede quedar desubicado.

El nombre debe identificarnos, diferenciarnos del resto. La asociación con una actividad o característica determinado se logra después, a traves de los distintos tipos de mensajes que conforman el discurso de la empres, y van vinculando la marca al rubro deseado. Si el día de mañana se expande el mercado a otras áreas, se modifica el discurso, los mensajes, pero no el nombre, que permanece igual y se va ernriqueciendo con nuevos conceptos, crece.

Cuando un emprendimiento inaugura un tipo de actividad tiene la gran ventaja de ser original, entonces cualquier nombre se asociará inmediatamente a él. Esto nos da más libertad en la elección que en otros casos.

El contexto

Otro aspecto importante es el contexto, los otros emprendimientos similares al nuestro. Allí podemos averiguar cuáles son los códigos que maneja el público. De esto se desprenderá cuáles códigos debemos respetar para no quedar fuera de contexto, y qué cosas debemos hacer distintas para no confundirnos con un competidor. Por ejemplo, si todos los nombres de nuestro contexto remiten a seres vivos, sería recomendable que el nuestro también lo hiciera, pero si el principal actor del ramo se llama “Abeja”, nosotros no deberíamos llamarnos “Abejorro”, o “Abejita”, porque se prestaría a confusón.

Cualidades útiles

Algunas cualidades que ayudarán a crear un nombre eficiente son:

• Brevedad. Una palabra mejor que dos, dos mejor que tres y tres como máximo. También puedes juntar dos palabras en una compuesta (por ejemplo PlayStation, BlackBerry, Microsoft, etc.).

• Sencillez. No es lo mimo que breve, por ejemplo “x@rz” es breve pero no es sencillo,

• Facilidad de lectura y de pronunciación. Debe ser fácil de comunicar a otras personas sin necesidad de deletrearlo.

• Eufonía. Cuánto mejor suene, más ganas de repetirlo.

• Vistosidad. Cómo luce el conjunto de las letras (este punto influirá en el logotipo). El uso de mayúsculas y minúsculas importa. No es lo mismo iPad que ipad, estas características pueden ayudar a destacarlo del texto que lo rodea.

• Asociación y evocación. A qué suena, qué imágenes trae a la mente,

• Originalidad y distinción.

• Memorización.

• Idioma. Si va a ser una marca internacional, mejor pensar en algo simple que no cambie mucho de pronunciación y/o significado según el idioma.

• Duración. No es bueno que tu nombre pase de moda, debe resisistir el paso de los años.

Extra

• .com. No es mala idea ver si el dominio para el nombre elegido está disponible, contar con “tunombre.com” es un gran punto a favor.

Sugerencias

Jugá con las palabras, en cualquier momento del día y en voz alta. Escuchá como suenan. Juntá palabras, deformalas, separalas, torcelas.

Anotá los que te gusten. Para saber cómo suenan los vocablos en otros idiomas podés usar https://translate.google.com.ar/

También podés escribirlas en el navegador web y agregarles un .com, para saber si el dominio está registrado

Su consulta es bienvenida!

Referencias

La marca corporativa. Gestión y diseño de símbolos y logotipos, Norberto Chaves / Raúl Belluccia,

Creación de una marca

Cómo Elegir un Buen Nombre para tu Marca

Verbal/no verbal como polaridad identificatoria

Deja un comentario